domingo, 3 de mayo de 2009

Lobotomía: no urgues con el palo...

El intento de querer controlar la capacidad del hombre por someterse a la autoridad ya se ha visto desde hace bastante tiempo, sobre todo en los casos de rebeldía reactiva.
Durante 1890-1900 varias observaciones clínicas mostraron que los lóbulos frontales del cerebro eran importantes en la modulación emocional de las personas y primates superiores.


Posteriormente, tres señores hicieron su contribución a la investigación y futura práctica de la lobotomía: Fulton, Moniz y Freeman.

-Fulton, hacia 1928, hizo un experimento iimportante al efectuar una lobotomía (ablación de los lóbulos frontales) en 2 Chimpancés que tenían un comportamiento particularmente violento.

-Moniz, hacia 1934, practicó la lobotomía en dos presos hyper-violentos de las cárceles portuguesas y efectivamnente les cambio el comportamiento.

-Los estudios de Moniz fueron de interés de un neurólogo, Walter Freeman, el cual decidió hacer las lobotomías en forma industrial. Aquí empezó la barbarie.


Inicialmente la lobotomía (a la Moniz) era un proceso trabajoso y complejo. (anestesia, post-operatorio, infecciones, etc...) haciéndose sólo en pacientes obviamente violentos.

Pero Freeman decidió crear la técnica rápida. Esta técnica consistía en la introducción, por la órbita ocular, de un pequeño cincel que después se introducía en el lóbulo y se usaba para erosionar las fibras nerviosas.De esta manera Freeman podía hacer lobotomía de la misma manera que un dentista atiende a sus pacientes: ambulatoriamente.
Aunque popularmente se llama lobotomía, muchos defienden que debería llamarse leucotomía prefrontal, ya que el término es más fiel al proceso de acción: la zona prefrontal de la sustancia blanca.
Entre lobotomías y leucotomías comenzó la barbarie. Muchas personas fueron víctimas de este devastador método. Se empezó a usar a la ligera, para casos de ezquizofrenia, bipolaridad, homosexualidad, rebeldía...

Un caso muy conocido es el de Rossmary, una de las hijas del presidente Kennedy. La joven nació con un pequeño retraso mental que, aunque evidente en conversaciones largas, no la impedía para realizar tareas cómo el cuidado de sus hermanos. Pero, llegados los 20 años, en parte por la impotencia de no poder compararse a sus hermanos en el seno de una familia ultracompetitiva, la llevó a continuas pataletas, ataques de cólera y escapadas de casa, pidiendo cariño a desconocidos que acababan acostándose con ella.
Fue entonces cuando a Rossmary se le practicó una leucotomía. El resultado fue catastrófico: aunque muy sumisa, su retraso mental fue mucho más acusado. A consecuencia, fue encerrada en un centro mental, dónde pasó el resto de su vida, ocultada por la prensa y no volviendo a salir en ninguna foto de la familia Kennedy. No se sabe si fue por protegerla o para no ensuciar la imagen de la familia. O un poco de ambas.

En última instancia entre 40.000 y 50.000 pacientes fueron lobotomizados, con poco o sin cualquier estudio de seguimiento para considerar si el tratamiento era eficaz. Las lobotomías como forma de tratar la enfermedad mental eran una barbarie, que solo pudo ser frenada con el desarrollo de anti-psicóticos y hoy en día se practican procedimientos lesivos de núcleos cerebrales localizados mediante técnicas menos invasivas. La última lobotomía se practicó en 1967.


Aquí un vídeo que, aunque en inglés, refleja las imágenes de por sí la cruda práctica
http://www.youtube.com/watch?v=_0aNILW6ILk

2 chispas coloridas:

Álber dijo...

¡Recomendación al canto!
MONOS COMO BECKY (1999), documental de Joaquim Jordá sobre la preparación por pacientes psiquiátricos de una función sobre la vida de Egas Moniz. Lo vi en el 2000, me pareció buenísimo y no lo he encontrado desde entonces. Haré un rastreo, y si eso te lo paso.

Yeico dijo...

Éste link, más o menos, aproximadamente resume mi opinion sobre la psiquiatria actual, se lo podrías pasar a tu profesor xDDDD

http://www.elsuricato.com/2009/02/la-psiquiatria-industria-de-la-muerte.html

Publicar un comentario