jueves, 3 de diciembre de 2009

Zapatitos.

La pequeña niña se sentó al lado del anciano.
-Anciano...¿Por qué?
-...
-¿Por qué tantas vueltas de tiovivo para evitar que estos zapatos se rompan?
-Quizá porque tienes miedo que sin zapatos no podrás caminar.
-Y es así. Sin zapatos, seré una desgraciada, nadie me mirará igual, yo misma me veré desprotegida de todo.
-Mira tus pies. Hay unos zapatos que nadie te los puede arrevatar. Nadie. Esos zapatos eestán en ti. Son los zapatos de la esencia. Y te acompañan. Y esos zapatos esenciales atraen a otros zapatos y te protegen. Son como unos zapatos mágicos.
-Una vez me quité los zapatos y andé por la nieve. hacía mucho frío y me enfermé.
-Pero es que hay muchas soluciones para poder mantener tus pies calientes. Pero no puedes estar tan obsesionada por mantener esos zapatos en buen estado, si se están despedazando. Si tan difícil es mantener esos zapatos contigo, quizás es que esos zapatos no deben estar contigo. Si unos zapatos te impiden caminar, quizá es que el destino de esos zapatos no es caminar contigo.
-Tienes razón. Además, ya no se agujerean. Los he remendado mucho y me preocupo mucho por ello. Ahora solo me molestan. ¡Pero ellos están bien!
- Para el carro, jovencita. Tan importante es el visitante de tu camino como el estado de los pies de tu camino. ¿No tenías zapatos para mantener los pies confortables?
-Sí..
-Pues has perdido la razón inicial. Sigo sin entender entonces el porqué de tu preocupación.
Treinta segundos de silencio. La niña mira el horizonte. El hombre mira el horizonte. Los cerezos están en flor.
-Gracias, anciano.
-Siempre contigo, pequeña niña.

5 chispas coloridas:

Nokuaru dijo...

Que no te firme (casi) nunca no quiere decir que no pase por tu blog.... De hecho es a uno de los pocos a los que entro por lo menos una vez al dia =)
Si no te firmo es generalmente por falta de tiempo.... y la otra parte que queda es porque no puedo encontrar quizás, palabras para expresar lo que tus posts me generan.
Este.... por ejemplo, es hermoso. No puedo decir mas nada que eso. Es perfecto. No merece ningun tipo de acotacion de parte de nadie porque no hace falta agregar nada mas.
A veces te odio por tus comentarios..... Por ejemplo en el de mi ante última entrada.... Parece como si me conocieses de toda la vida o por lo menos, mucho mas que algunas personas muy cercanas, por lo que no dudo que vas a hacer una excelente psicologa.... o por lo menos (o mejor aun?) la gente que es cercana vos debe ser muy feliz por tenerte de confidente.

En fin, quería por lo menos dejar mi impronta por acá después de muuuucho tiempo.

Que andes bieeeen!! Besos grandes!

P.D: La letra que puse en mi blog, hasta donde se, despues de hacer un search por Google, no es de nadie, asi que digamos que es mia.... Salvo: "The obligatory Hendrix perm. And the inevitable pinhole burns" que lo robé (deliberadamente) de "Nobody Home", un tema de Pink Floyd.

nocturna dijo...

Hola!
Como estas?
Queria informarte de que me cambio de blog y me gustaria que siguieramos en contacto a traves de él.
Un beso:)

Mente Policromada dijo...

-Nokuaro: Muchísimas gracias. Verdaderamente aún tengo mucho que decir, mucho que escuchar, mucho que aprender, mucho que equivocarme.
La verdad, lo de los comentarios que te pongo en el blog, no tienen mérito alguno: cuando escribes, desnudas una parte de tu alma.
Si puedes mirar esas palabras, cierras los ojos y te dejas llevar, de repente aparecen emociones, y determinadas inspiraciones. Y es posible (solo es posible) que esas sensaciones sean debido a que has captado la esencia del portador de esas palabras. O, tal vez, veas una parte de un@ mism@ reflejada, lo que implica un autodescubrimiento.
Por eso me encanta escribir. Porque trasmite mucho más de lo que imaginamos. Más que el significado de las palabras de por sí. Un significado que ni el ordenador más sofisticado podría desvelar. Porque para eso se necesitan dos almas: el que escribe y el que recibe. ^_^
Nocturna: Estoy muy bien, muchas gracias. De acuerdo, me pasaré por tu nuevo blog habitual. ;)

nocturna dijo...

Policromi!
Antes no había tenido todo el tiempo que me hubiera gustado para comentarte. Me parece personalmente un texto muy bonito y profundo. Me gusta la figura del anciano en particular porque esas personas mayores y sabias que hacemos aparecer en nuestras pequeñas historias siempre resultan ser casi las mas significativas. Lo que no llegué a entender (no se si es por mi edad y porque el cansancio que llevo encima y las horas no estan de mi parte) es el trozo en que dice "Tan importante es el visitante de tu camino como el estado de los pies de tu camino." No se si estoy en lo cierto pero ¿pretendes establecer un punto de enlace o semejanza entre los zapatos y pies de la persona?
En definitiva, me ha gustado.
Un beso:)

Mente Policromada dijo...

Más que un punto de semejanza, es un punto de interacción e influencia.
Verdaderamente, los zapatos son un símbolo: un símbolo de aquellas cosas a las que nos agarramos para sentirnos seguros: personas, pensamientos... Aunque es externo a nosotros...nos influye a nivel personal, hasta tal punto que su estado a veces puede perjudicar nuestro estado. Por eso hemos de planteaernos si ese "visitante" nos está haciendo más mal que bien o verdaderamente nos sentimos a gusto con él.
Hay veces que sentimos que una persona o decisión se nos va a ir, y movemos cielo y tierra para que continue en buen estado (zapatos a punto de hacerse pedazos). Otras veces, desde fuera parece que aquello que nos da seguridad está en buen estado, no se va a apartar de nuestro lado. Pero, dentro de nosotros no nos sentimos bien.
Este cuento fue una necesidad ante un dilema que me plantee. A veces necesito que alguien sabio me de consejo. Y pensé que la figura de un sabio podría darme respuesta. De repente, como si de alguien ajeno se tratara, su respuesta apareció sola. Quizá yo tenía esa respuesta desde siempre. Pero necesitaba visualizarla en otra persona.
Un beso enorme. :)

Publicar un comentario