sábado, 10 de abril de 2010

Hermano

Anoche tuve un sueño extraño.
Descubría que tenía un hermano mayor que yo (4 años mayor, para ser exactos). La cuestión es que cuando yo tenía dos años había habido un incendio en el edificio donde vivía. Durante ese incendio mi hermano mayor se perdió, dándolo por muerto por los demás. Pero no: había sobrevivido y, extraviado y desconcertado había vagado hasta encontrar una familia que lo acogiera. El shock de todo lo acontecido le había hecho perder la memoria.
Mi madre estaba traumatizada y entró en fase de depresión. Quitó todas las fotografías que le recordaran a él, se negó a tener más hijos y jamás me dijo nada de la existencia de un hermano, porque consideraba que el trauma que podría causarme sería grande. Un año después, nos mudamos de ese edificio a 40 kilómetros de allí (esto último sí pasó verdaderamente).
Pero, un día, la familia de mi padre me habló de mi hermano, de cómo mis padres me habían ocultado su existencia (aprovechando que, por la corta edad en la que lo perdí no tenía demasiada memoria de los acontecimientos que me rodeaban) y de que podría haber posibilidades de que siguiera vivo. Realicé una búsqueda exhaustiva por encontrarlo. Y lo conseguí.
Mi hermano, con el tiempo, había recuperado la memoria. Pero había renunciado a encontrarnos, pues no sabía si había sido abandonado a posta. Pero nos echaba de menos. Muchísimo.
Se había convertido en un muchacho más o menos alto, con frente despejada, cabello negro, ojos almendrados y sonrisa amable. Recuerdo exactamente todos los rasgos de su rostro. Tenía partes de mi madre y partes de mi padre.
La familia que lo acogió eran amables. Su padre adoptivo tenía el pelo rubio, largo y con rasgos que recordaban a un vikingo. Mi hermano estaba prometido con la hija de la familia. Tanto tiempo juntos y sin parentesco de sangre...era evidente que podía pasar. jejeje.
Cuando el reencuentro tuvo lugar me abrazó con fuerza. Las lágrimas se me saltaron. Sentía que una parte de mí siempre había vagado a la deriva. Hasta entonces, siempre me había sentido incompleta. Pero ahora, con mi hermano a mi lado, ya me sentía un puzzle acabado. Ya estaba en plenitud.
-Jamás te volveré a perder, hermanita- me susurró mientras continuaba abrazándome.
-Siempre sentí que existías, siempre lo presentí- dije emotivamente.
El escenario donde surgió el encuentro fue el ascensor del edificio donde él vivía con su familia adoptiva. Se habían mudado al edificio dónde vivíamos antes del incendio. El ambiente me hacía reencontrarme con mayor fuerza con mis raíces. Con el pasado, el presente y el futuro entrelazados. Y mi hermano, en el centro: como el corazón del espacio temporal.
------------
La rareza de este sueño es que soy hija única. Nunca he tenido hermanos. Mi madre jamás ha tenido más hijos, ni siquiera ha tenido abortos. Pero lo juro: todo era tan real...

3 chispas coloridas:

Cristo dijo...

Creo que tienes suerte de poder recordar los sueños con tanta claridad, o al menos este, por lo visto es algo habitual entre los humanos tener sueños que parecen reales, algo que a mi no me ocurre y que si me ha ocurrido no he sido consciente de ello, quizas de niño pudo ocurrirme pq creo que llegue a tener alguna pesadilla, pero lo que es de "adulto" (voy por 28)no recuerdo ninguna experiencia onirica intensa, creo que esto puede tener que ver con los inhibidores selectivos de recaptacion de serotonina que he venido tomando por epocas desde los 16 años, por cierto me llama la atencion que tu hermano onirico se prometiera con su ¿hermana adoptiva?, que rollo tan... jojojo

Bene dijo...

Algunos sueños podrían ser realidades alternativas, quién sabe :)
Qué suerte tienes de poder recordar la historia con tanta claridad. En mi caso, la mayoría de las veces, no suelo recordar lo que he soñado, pero sí sufro los efectos (por ejemplo, puedo haber soñado que me enfado con alguien, no recuerdo lo que pasó, pero me despierto enojado XD)

GuilleMurto dijo...

Seguramente vos que estudiás psicología podrías encontrarle algún sentido a esto, dejo mi humilde comentario diciendo que hay algo que querés mucho, quizás tengas miedo de buscarlo, quizás te falta un empujoncito, o sino estás queriendo ir a algo y no lo estás haciendo, los motivos son otro tema.

Mirame ahora, hasta quiero interpretar sueños XD pero te quedó bonito y todo así como un relato. No me hagas caso. Saluditos.

Publicar un comentario