martes, 21 de diciembre de 2010

Ley Sinde: en boca de todos.

La Ley de Economía Sostenible (más conocida cómo Ley Sinde) es algo que lleva gestándose desde hace ya bastante tiempo. La gente probablemente no se lo acababa de creer, por esa confianza ciega de que “todo va a salir bien” que tienen muchísimos españoles.
Hoy, cómo la cosa vaya mal, cerrarán muchas webs, entre ellas Series Yonkis (una de las páginas más fuertes en enlaces de descargas de películas y series).

La revuelta comenzó gracias a la sabia idea de ponerse en huelga un montón de webs de descargas, cerrándolas el domingo pasado. Ahí es cuando a la gente se les puso los pelos de punta y empezó a ver la realidad. Yo misma sufrí una indignación impropia de mí. Empecé a comentar por todos los foros que veía, a buscar maneras de protestar, a mandar e-mails a los políticos, a poner enlaces en el facebook a porrillo, a buscar unformación para la recogida de firmas...

Fue entonces cuando mi novio me llamó por teléfono, haciéndome, cómo ya ha hecho en muchas ocasiones, reflexionar (adoro que me hagan reflexionar). Fueron dos ideas tan simples cómo estas:
1.- Pesos pesados cómo Megavideo y Megaupload, Rapishare, Hotfile, etc; no serán tumbadas, pues son compañías muy fuertes que además cuentan con el apoyo de usuarios que pagan todos los meses (ahí me incluyo, pues pago una cuota de megaupload). Otras páginas de descargas seguirán activas para enlazar. Además, El día que cierran una web, se abrirán cuatro con la misma base de datos.
2.- Cierto es que esto es un atentado contra la libertad de expresión. Pero resulta francamente triste que en España últimamente hayan pasado un montón de barbaridades (disminución de sueldos, jubilación más tardía, más paro, el hecho de haber ayudado a los bancos económicamente y por contra retirar ayudas a otras partes...) y la gente se haya encogido de hombros ante estos hechos.

Vivimos en una época en la que la persona sólo busca la evasión. La persona está tan quemada por todo, piensa que su voto vale tan poco, que nada se puede hacer; que se refugia en el ocio inmediato: las series y las películas. Teniendo en cuenta que la televisión actual deja mucho que desear, con esos programas bodrios y la falta de posibilidad de elección ante un montón de cadenas que, a determinada hora, sólo nos ofrecen porno y concursos timadores para ganar falsamente dinero (aquí genero una redundancia al decir “timadores” y “falsamente dinero”, pero es un recalque que puede ser necesario). El ser humano necesita elegir en algo de sus vidas. En lo que sea. El hecho de poder elegir que serie o película ver, satisfacía esa necesidad, aunque fuera algo parcial.
La persona ha visto que una de las pocas cosas que le daba un toque de gracia a sus vidas, se va apagando. Es cuándo la imagen del político cambia de una persona con necesidad de más dinero a una persona con la misma imagen anterior, añadiendo la de un diablo que con dientes afilados se frota las manos y se enorgullece de hacer sufrir a la gente, por mero placer.

Lo cierto es que en esta legislatura, las medidas tomadas en muchos campos han sido motivo de grandes disputas. Probablemente estamos en una de las épocas más crudas a nivel de bienestar español, desde hace 20 años. Y esto no es que sea culpa solamente del PSOE (no se crean los PPistas los salvadores de la humanidad, no me hagan reír), esto es algo que viene de más alta escala, dónde EEUU también ha metido brasa, dónde la Unión Europea es también responsable.

Los responsables de La Ley Sinde y los de la SGAE son unos verdaderos canallas, dejando de lado mi actitud imparcial diplomática. A mí me mosquea muchísimo esa idea constante de sacar tajada. Yo puedo comprender que para crear una película o una serie, se necesita un presupuesto económico para llevarla a cabo. Pero yo me pregunto: si muchas series que circulan por internet han pasado por televisión antes ¿Por qué no generar un sistema publicitario y patrocinador para ganar dinero a base de verlo por internet en cualquier momento, de tal manera que no haya pérdidas? Lo que no puedo tolerar es que las cadenas públicas y privadas me pongan las series en el horario que a ellos les de la soberana gana, jugando con el espectador cómo si fuera un monigote, cortando la serie y teniendo que visualizarla cuando ellos quieran.

Otra cosa que no entiendo es que, aún pagando un canon, seguimos con ese recorte del derecho de compartir. No me lo explico.

La aptitud de determinados partidos políticos cómo el PNV, es de risa: según ellos “si me apoyan en determinados intereses, pues apoyo la Ley Sinde, si no, pues voto en contra”. Esto es una pataleta de niño pequeño sin juicio a lo que la Ley Sinde se refiere ¿Se cree que esto es un juego? Dios, que vergüenza. A su vez, un político del mismo partido presumía de tirar a la papelera sin leer los emails de los usuarios que le escribían en señal de protesta. ¿Y después votan a partidos cómo este? Sigan así, muy bien, de puta madre... ¬_¬

La CIU, a su vez, se plantó ayer por la tarde al PSOE diciendo “si no apoyas estas normas extra que yo apoyo, no te apoyo con lo de la Ley Sinde. Vamos, la misma actitud que el PNV. Cómo se ve que
todo este tinglado de la Ley Antidescargas se lo toman a cachondeo.

Y el PSOE, pidió a EEUU apoyo para que presionase a los partidos que estaban entre el sí y el no de la ley antidescargas. ¿Cómo es eso? Precisamente EEUU ya mete mucho las narices ¿Y queréis que las meta más? En un principio pensaba que PSOE estaba siendo presionada por EEUU para esta reforma. Pero está claro la cantidad de intereses económicos que hay de por medio: no sólo a nivel estadounidense, sino a nivel español (aunque los más beneficiados serán los primeros, puede que algunos españoles codiciosos aún no se hayan dado cuenta). Todo esto no me he dado cuenta hace unos pocos días. Ya me dí cuenta cuando los de las SGAE eran capaces de filtrarse en bodas y asuntos privados a ver si pinchaban música y así generar un pellizco económico. Cada vez mi odio hacia EEUU, el PSOE y las SGAE se hace mayor (yo voto a Izquierda Unida y me quedo tan ancha). Está claro que EEUU y PSOE están encantadísimos con la idea.

La cultura es cada vez más inaccesible. Los españoles tenemos cada vez menos dinero y cada vez más imposibilidad para obtener cultura. Y no me refiero sólo a películas y series (puedo entender que ver un capítulo de “Cómo conocí a vuestra madre” no enriquece demasiado intelectualmente). Según una amiga mía, en Rusia los libros son muy baratos, lo que genera que haya una gran cantidad de personas leyendo. En España, el precio de los libros es muy caro. Y, para colmo, pretenden aprobar próximamente una ley para que las bibliotecas cobren por cada libro que saques.
A muchas personas cómo a mi padre, les han bajado el sueldo muchísimo y apenas pueden llegar a fin de mes. Estamos en una situación paupérrima. Por no hablar de que a partir de febrero, montón de parados dejarán de tener una paga mensual. Estamos hablando de parados que han sido despedidos de sus trabajos (algunos con una antigüedad digna de mención), parados con familias, con hipotecas; que se ven durmiendo bajo un puente).

Otra cosa digna de mención son las películas y series que jamás llegan a España. Si no es por gente que sin ánimo de lucro se esfuerzan en subtitular películas series e incluso documentales para que todos podamos disfrutarlos, jamás podrían llegar a nuestros ojos, a nuestros oídos, a nuestra mente. El empresario español audiovisual quiere decidir qué, cuándo, cómo y dónde ven los programas los españoles. Así de claro.

Lo que no podemos hacer los españoles es mantener los brazos cruzados. Ya se han empezado a movilizar muchos para evitar que esto se haga realidad. Pero también espero que sea el comienzo: una demostración de que España debe permanecer unida en casos de necesidad y que confiar ciegamente en los políticos es sinónimo a que jueguen, no con nosotros, sino a nuestra costa.

2 chispas coloridas:

Mente Policromada dijo...

EL rechazo de la Ley Sinde con un total de 20 contra 18 votos en Congreso me llena de alivio. A ver cuanto dura.

Antonio Fuentes dijo...

Hasta el 18 de enero, que es la fecha que acordaron PP y PSOE para aprobarla

Publicar un comentario