martes, 19 de abril de 2011

Papel higiénico.



Periodista 1: Bienvenidos a Documentales Sociales, el lugar dónde desvelamos los entresijos de las costumbres culturales de nuestro entorno. Hoy les ofrecemos una subcultura que está arrasando en la juventud. La semana pasada hablamos de la subcultura emo. Hace dos semanas, de la subcultura mod. Hoy hablamos de la subcultura paja. Les pasamos con nuestra corresponsal Mariela. Mariela, cuando quieras.

Periodista 2: ¡Muy buenas tardes, Valeria!
Los pajas son denominados jóvenes que quedan para masturbarse en grupo. De tal manera que este acto lo han caracterizado cómo un distintivo propio.
La filosofía es simple: consideran el acto sexual entre dos cómo una manera de dependencia y se han negado el placer de hacerlo juntos, optando, eso sí, por la masturbación: una manera independiente de placer, que puede ser compartida con personas con su mismo pensamiento. Lo practican mujeres y hombres en proporciones similares. Heterosexuales, homosexuales, transexuales...todos son aceptados.
Es curioso ver a un grupo de pajas masturbándose uno al lado del otro, sin tocarse lo más mínimo entre ellos.
La vestimenta de los mismos también tiene una tipología: suelen ir con pantalones cortos y camisa corta, cubriendo parte de los brazos y las piernas con papel higiénico. Algunos usan vendas, para más comodidad y resistencia.


Paja femenina (20 años): Es algo liberador. El placer está en tus manos y no tenemos que rendir cuentas a nadie. Lo practicamos abiertamente y podemos aprender mucho de nosotros mismos. A veces usamos juguetes. Pero lo más auténtico es usar nuestro propio cuerpo cómo herramienta.

Paja masculino (17 años): Cuando estamos en el descanso de las clases, nos reunimos todo el grupo a hacernos pajas. Es un estilo de vida, una forma de pensar.

Periodista 2: A su vez, están desarrollando un estilo de música propio. E incluso músicos que apoyan el movimiento, van creando un estilo.

Vocalista: Hola, soy el vocalista del grupo Manos Grandes. Decir que sentimos muchas veces que nosotros estamos haciendo historia. Nuestra música es una mezcla de electrónica y toques de Blues. Queremos una música rítmica, acompasada, cómo los latidos del corazón a un ritmo frenético, que a la vez excite a la persona.


Periodista 2: Pero claro, no todos lo ven con buenos ojos.


Novia de paja (19 años): Es un horror. Me he quedado a dos velas. ¡Ya no tenemos vida sexual conjunta! Prefiere masturbarse a hacer el amor conmigo. Dice que es para no coger dependencia... Indignante.


Novio de paja (17 años): Si yo no tengo problema alguno con que mi novio se masturbe. Pero es que las cosas no tienen que ser blancas o negras, joder.


Periodista 2: A su vez han reclamado un día mundial. Están luchando para que el 2 de mayo sea el día Internacional del Movimiento Paja. Fue ese día cuando tres personas se masturbaron en la puerta de su instituto, a la hora de la salida. Fueron expulsados por ello.

Paja masculino (18 años): Fueron unos genios. El principio de la revolución.

Periodista 2: El problema que han tenido muchos es que no se contentan con quedar para masturbarse. Suelen hacerlo en sitios públicos y a veces, en lugares con alto contenido restrictivo para estas prácticas. Iglesias, ayuntamientos, colegios, hospitales...cualquier sitio es válido para ello.

Madre (39 años): A mí me enfada profundamente que esos individuos se pongan a toquetearse mientras los niños salen del colegio. Lo hacen para provocar.

Kiosquero (62 años): Pues a mí no me parece mal. Es una época, están reivindicando su derecho a la masturbación. Es la adolescencia, en dónde hay una tendencia a que se revelen con lo establecido. Cuando tengan 10 años más, seguro que se aburren y se lo toman con más calma.

Chica (25 años): El problema es que no lo hacen por el placer de masturbarse. Al principio puede que fuera así, no sé. Pero ahora lo hacen cómo una manera de llamar la atención. Han politizado un acto natural.

Paja femenino (21 años): Es un grito a nuestros derechos. Nosotros disfrutamos y damos luz a los ciegos.

Párroco (58 años): Son almas perdidas, definitivamente. Cuando cometen esos actos, no puedo evitar santiguarme. El mundo cada vez está peor.

Periodista 2: Esta práctica se está extendiendo cómo la espuma. Y claro, algunas empresas se están viendo afectadas por ello. Por ejemplo, las empresas de preservativos.

Director de una empresa de preservativos: Nuestras ventas bajaron en picado el pasado año. Cada vez son menos las personas que usan métodos anticonceptivos. Estamos pensando en sacar una gama de guantes con relieve y lubricación para optar por una masturbación más placentera. Hipoalérgicos, por supuesto.

Periodista 2: ¿Consecuencias a largo plazo de este movimiento cultural? Eso ya lo veremos. Devolvemos la conexión.

Periodista 1: Muchas gracias Mariela.
Pues bueno, eso es todo por hoy. Gracias por acompañarnos y les esperamos la semana que viene, con la subcultura mostacera: una cultura en la que han hecho de la mostaza su pasión. Nos oirán aquí: en Radio Majareta: la radio para perder la chaveta.
-------
Bueno aquí un relato que se me ocurrió sobre la marcha, bastante raro, absurdo y sin ninguna intencionalidad más que la de dejar volar mi imaginación. No persigo defender ninguna idea, ni sorprender, ni tampoco pretendo decir nada a nadie. Sólo imaginar. :P

3 chispas coloridas:

Cristo dijo...

Ja ja ja! El papel higiénico, ese icono de la paja masculina y por supuesto también el grupo Manos Grandes. XD

Mente Policromada dijo...

jajajaja, sí. Y olvidé mencionar los beneficios que se llevaba la compañía Scottex. XD

anadelagua dijo...

Sexo de colores...o viceversa...
Que Flow tan natural..!

Publicar un comentario