miércoles, 25 de noviembre de 2009

¡Insoportable!


Los exámenes me tienen agobiada. Pero es porque no uso un sistema de planificación adecuado. Ants lo tenía pero debe ser que, por determinadas circunstancias en parte ajenas a mi voluntad, mi nivel de concentración es inversamente proporcional a mi nerviosismo, siendo uno alimentado por otro y el otro alimentado por el primero, la historia del pez que se muerde la cola.
En este tiempo, a parte de estudiar he:
-Sacado canciones en el órgano (a partir de partiruras de piano).
-Descargado programas de configuración de partiras.
-Visto montón de capítulos de Me llamo Earl.
-Jugar al juego Wright Phoenix (juego de nintendo ds sobre abogados, aventura gráfica).
-Leído un librito de Fen Shui.
-Ver el tuenti y el facebook.
-Leer noticias en la red.
-Voluntariado.
-Jugar con la perrita.
-Dormir (lo pongo como actividad extra porque ha habido veces que me he quedado dormida literalmente encima del libro de texto).
-Hablar con gente.
-Estar en el blog. No he estado apenas, pero como hoy sí, habrá que añadirlo.

Esto ha traído como consecuencias:
-Faltar varios días a clase por estrés de ver que se acerca el exámen y que voy atrasada.
-Agobiarme.
-Perder sueño por la noche.
-Dolor de cabeza.
-Ponerme mala del estómago (siempre que me pongo nerviosa, mi cuerpo se revela).

Desde luego....el sistema tiene que cambiar. Pero no sé de donde voy a sacar la motivación suficiente. Cuando me aislo de cualquier estímulo y me pongo con el libro me entra una tristeza extraña, como una agonía indescifrable y un nerviosismo extraño, que no viene de ningún pensamiento específico. y si me tomo una tila me quedo dormida. No hay término medio, pues.
En fín, valor, ganas y a seguir con ello.

5 chispas coloridas:

Guille Rancel dijo...

El sistema! hay que retocarlo, no cambiarlo, que haces muchas cosas productivas!
Un beso mente.

Mente Policromada dijo...

Es posible. Muchas gracias por tu matiz. Besos!! :)

Cañe dijo...

Es mejor que lo del año pasado, que no hacías otra cosa más que estudiar. La solución está en seguir haciendo cosas que te gustan y mientras estudiar lo que te gusta, teniendo en cuenta que lo que estás estudiando te gusta.

No te desmotives si los profesores te dicen lo que puedes o no puedes pensar.

schnaider dijo...

es maravilloso tener ganas de hacer algo, y hay que hacerlo, la academia no considera nuestras pulsiones naturales, es algo que hay que lidiar.
otra vision

Darth Gon dijo...

Yo es que el estudiar ya me lo tomo con calma y tranquilidad. Como si de un trabajo se tratara. Voy a la biblioteca, me siento y a pasar paginas de 9 a 8 todos los días. Es un sistema, me aislo del mundo y eso a veces se paga. Pero es mi método. Y ahora que ademas de estudiar tengo que hacer mas cosas me agobio un pelin, pero me digo que es lo que tengo que hacer y a seguir. Es problemático cuando la vida de personal interfiere con el estudio, ya que es un trabajo mental el conseguir concentrarse cuando hay mas cosas en la cabeza que el estudiar. Pero hay que sacar fuerzas de donde no las hay y seguir. Seguir porque hay que sacar ese examen con los mejores resultados y punto.
Así que aunque como dices en el otro post no hayas conseguido lo que pretendías hay que mirar con buena cara al futuro y volver a intentarlo. Nada mas que eso.

Publicar un comentario