miércoles, 17 de marzo de 2010

Platónico


-...Doctor, soy una persona despreciable...

-Samuel, ya hemos hablado sobre esos sentimientos de autoreproche.

-Sí, si, ya, ya. De acuerdo. Déjeme hablar primero y juzgue después.

-Muy bien. Continúe.

-Todo viene a raíz de lo mismo: Llevo semanas soñando con una hermosa actriz. Le juro que sé que no está bien. Pero no lo puedo evitar. Y los episodios se repiten sobre todo desde que me enteré que tiene un twitter. Me paso las 24 horas horas del día pendiente de que actualice su estado. Cuando lo hace, enseguida estoy pensando en decir algo brillante, algo que pueda salir de la multitud. Tiene muchos fans ¿Sabe? Fans masculinos. Y también femeninos. Todos la adoran. Y eso que es una actriz del cine independiente, nada que ver con lo comercial. Pero, no obstante, todos están ahí, sabiendo de su existencia. Debo sobresalir. Solo de esa manera puede que sus lindos ojos verdes se posen, aunque sea por un segundo, en mí.

Samuel hace una pausa y echa una visual a los libros que el doctor tiene en su estante. Viejos, roídos pero, no obstante, ordenados de manera temática. Lo viejo no impide la organización.

-En los sueños, tengo un encuentro casual con ella y aprovecho para declararme. ¡Y me acepta! ¿Se lo puede creer? ¡A pesar de la distancia que nos separa, me acepta! Por supuesto, aparezco en los periódicos: "Famosa diva se enamora de simple profesor de primaria". Pero a mí eso no me importa ¡Qué me va a importar! Estoy con ella. La amo. Ella me ama. Sólo por eso, ya soy el hombre más afortunado del mundo.

-Entiendo.

-No, no lo entiende. Hace poco empecé a ir a una academia a aprender italiano. Verá doctor, yo sé español e inglés. Pero apenas sé italiano. Cuando me metí en la academia, al principio, me dije a mí mismo que era para ampliar horizontes. Pero, reconozcámoslo: es para mantener un tanto más cerca el sueño de poder tener una relación con ella.

-Pero me acaba de decir que intenta comentarle cosas de manera muy selectiva para llamar la atención...

-Hoy en día, con un buen traductor online y un diccionario para corroborar, todo es posible.

-Ya. ¿Y su mujer?

-Yo la quiero doctor. La quiero muchísimo. Y también a mis dos hijos. ¿No entiende que esto no lo hago de manera predemeditada?

-Lo sé, lo sé. Lo que quiero decir es ¿Aparecen en sus sueños?

-A veces. Sobre todo mi mujer. Pero ella me da permiso para la relación. Fíjese como son las fantasías: los astros se alinean para dar paso a mi deseo. Infantilmente hermoso ¿no cree?

-Y lo que pasó hoy...

-Fue en la cafetería, con mi notebook. Entré en su twitter como cada mañana. Y allí estaba el último mensaje que ella había escrito: Presto mi sposerò. Sono molto emozionato. Que quiere decir algo así como Dentro de poco me caso. Estoy muy emocionada. Cuando leí esto, mi mundo se rompió. Y entonces no pude evitarlo: cogí mi taza de café y la rompí contra el suelo. Cuando la camarera me preguntó si había algún problema, le solté tal cantidad de insultos que se echó a llorar. Ahora lo pienso y me avergüenzo. Pero en aquel momento estaba desquiciado. Mi vida se había acabado.

-Quizás las sesiones deberían ser más continuadas, en lugar de una vez cada dos meses.

- No lo sé, doctor. Verdaderamente. No lo sé.

6 chispas coloridas:

Bene dijo...

En fin, yo debo de ir camino de convertirme en alguien similar a Samuel =(
Me gustó el relato ^_^

rainman dijo...

Muy bueno, Raque. Me gusta mucho tu estilo de escritura, sigue con ello! ;)

Cristo dijo...

¿Similar a Samuel? Ja ja ja, bienvenido al club! Eso si, no suelo pagarla con ninguna camarera cuando llega la frustracion, saludos.

Enrique Perez dijo...

jaja que buena... ta chevere ...el perosnaje de la historia tienen un temperamento medio complicado!!

Salud!!

Mente Policromada dijo...

--Bene: ¿Algún amor secreto? Todos hemos tenido alguno a lo largo de nuestra vida. Me alegro que te gustase. :)
--Aarón: Muchísimas gracias. ^^
--Cristo: Y las camareras te lo agradecerán. ;)
--Enrique Perez: Sí,eso es cierto. Jejeje. ¡Saludos para ti también!

Zay dijo...

pobre samuel. eso le pasa por ir a psiquiatras de la seguridad social.

Publicar un comentario