miércoles, 11 de agosto de 2010

Juego de cartas: La Fauna.

Ayer jugué a un sencillo pero curioso juego de cartas, donde las risas están aseguradas. Lo ideal es jugarlo con muchas personas, aunque a partir de cuatro, ya es posible.
Material requerido:
Una baraja, puede ser de póquer o española. Se pueden incluir los comodines.

Objetivo:
Gana el que tenga más puntos.

Instrucciones:

1.- De entrada se pacta cuantas rondas son necesarias para decidir el ganador.
2.- Cada jugador elige el sonido de un animal, sin repetir. Por ejemplo, uno elige el sonido de una vaca (muuu), otro el sonido de un gato (miau), otro el sonido de un caballo (vamos, ya sabéis como hace un caballo, no me hagáis escribirlo, XD), etc.
3.- Se reparten las cartas entre todos los jugadores, que no pueden ser vistas.
4.- Todos jugadores, a la de tres ponen boca arriba la primera carta de su montón. Así sucesivamente.
5.- Cuando dos cartas coinciden, las dos personas a las que les ha salido, deben emitir el sonido del animal de su contrincante. El primero que lo haga, se anota un punto. Lo mismo pasa si salen tres o más cartas iguales: las personas a las que les ha salido deben emitir los sonidos de los animales de sus contrincantes, siendo el primero que lo haga el anotador del punto.
6.- Cuando sale un comodín, todos los jugadores deben emitir todos los sonidos de todos los animales que están jugando, incluyendo el suyo propio; siendo el primero que los diga todos, el ganador del punto.
7.- Cuando se acaban las cartas, se vuelve a repartir, hasta acabar las rondas. Pero ojo: al volver a repartir, todos los jugadores tienen que cambiar el sonido de animal asignado (para que no haya familiarizaciones).8.- Al acabar las rondas consensuadas, se recuentan los puntos, para saber quién es el ganador.

Variantes:
1.) Con bebida (chupitos, sorbos de cubata, tragos de margarita, etc.):
-Cada vez que haya una coincidencia, el que pierda (o los que pierdan) deben beber. Vamos, que solo se salva el primero que mencione el animal o los animales de su/s contrincante/s.
-Cuando son más de dos jugadores con coincidencias, la última persona que nombra los sonidos de los animales no sólo tiene que beber: tiene que beber tantas veces como número de contrincantes a los que se haya enfrentado en la mención de animales (Por ejemplo: cuando a 5 personas les ha salido la misma carta, la persona que ha quedado última al mencionar los 4 sonidos de los animales de sus adversarios, deberá beber 4 chupitos (o lo que sea), en lugar de 1).
-Si una persona se equivoca y menciona el sonido equivocado, bebe por partida doble a lo que le corresponde.-El que gana las rondas (tiene más puntos) manda a los demás a hacer algo: saltar a la pata coja, cantar el aserejé, dar una voltereta...lo que se le ocurra Si el nivel de alcohol entre los jugadores es grande, la cosa se puede volver caótica. :P
2.)Cambio de asignación:
No necesariamente tienen que ser sonidos se animales. Pueden haber otras opciones si se desea. Algunos ejemplos:
a) A cada persona se le asigna un gesto.b) A cada persona se le asigna el nombre de una película
c) A cada persona se le asigna el nombre de un personaje de ficción.
3.) Cambio de material:
En lugar de una baraja se pueden usar dos, eliminando algunos números (cómo las sotas, los caballos y los reyes) para generar más coincidencias.
4.- Cambio de la función de las cartas:
a) Se puede asignar a un número determinado la función del comodín, normalmente el 1.
b) Se le puede otorgar al 2 una función diferente: que en lugar de que cuando haya coincidencias debes decir el sonido de el/los adversario/s con el/los que has coincidido, debas mencionar los sonidos de los jugadores que se encuentran a ambos lados de el/los adversario/s.

6 chispas coloridas:

Cañe dijo...

Exigimos que hagas el caballo xD

A ver si vuelve a aparecer el corrector ciego. Pobre, a ver si lo aceptan en la ONCE o si se le recupera el ojo. xD

Por cierto, he visto que te ha faltado un punto en una i, que sepas que has perdido otro lector xDDDD

Mente Policromada dijo...

Soy una persona perversa, voy dejando a personas minusválidas por ahí. Hoy dejo a personas ciegas, mañana dejaré a personas sordas a base de algún laísmo accidental. (wuajuajua) ;)
Cómo ya dije con anterioridad, no me importa que me corrijan las faltas (es más, lo agradezco en suma). No obstante, me pareció curioso la manera en que lo dijo. :P
¿El caballo? Esta bien...haré el caballo. ¡Ijijijíiiiiii! XD
Es que puesto así, parece un duende riéndose después de hacer alguna travesura. ¿Es posible que los caballos suenen como duendes riéndose? ¿En el interior de un caballo suele haber siempre un duende pasándoselo pipa? Mmmmmm....

Córdoba dijo...

Es que el caballo perdió todos los turnos y tuvo que beberse todo el tequila. Qué juego más peligroso, Jiiiiiiiii!, digo Muuuuuu. Hala, otra ronda.

Anónimo dijo...

Hola Chica Policromada,

¿Es la Vida "Un Juego de Cartas" acaso? Donde quién más gana es el que tiene las mejores, el/la más pícaro,listo o quizás audaz?

Si,ya se que es muy Filosófico con estos Calores... pero hoy siento que necesito imperiosamente un "Juego de Cartas" en el que me tocasen un par de Buenos Ases para seguir adelante.

Saludos de una chica de Madrid(Ausente)y desde "Kimba y May House´s"

Un Abrazo.

Mente Policromada dijo...

-Córdoba: Efectivamente. Y no es lo mismo hacer un caballo que hacer un gato. ¿Y hacer un delfín? Eso es arena de otro costal.

-Anónimo: Algo curioso en las cartas es que, dónde hay alguien que gana, también hay alguien que pierde. Esto solo es "bueno" en los juegos. Por desgracia, el ser humano no sabe dejar de competir; no da lugar a una mente sin prejuicios, dónde todos tienen derecho a una expresión digna.
Una persona puede tener una habilidad más desarrollada que otra en un momento dado, pero su condición de persona no debe verse afectada. Un ser humano no es una máquina. La manía que tiene este mundo de:
1) Asignar una serie de funcionalidades al hombre.
2) "Tirar a la basura" a las personas que no responden a dichas exigencias.
Por suerte, cada día hay más conciencia de ello. Existir es tener derecho a existir.
De niña lloraba a menudo por una razón: no tenía ninguna habilidad especial. Deseaba con todo mi empeño tener algún don que no tuviese nadie más. En los deportes, por poner un ejemplo, era muy mala, por más que me esforzara. Los niños me elegían la última siempre y yo bajaba la cabeza con resignación.
En la Universidad, la cosa no ha cambiado. La gente compite y a veces se ponen la zancadilla entre ellos, en lugar de ayudarse. Es increíble. ¿por qué no ayudarnos entre todos? Porque los puestos de trabajo son como un juego de cartas, según parece: un número limitado de ganadores, donde las habilidades adquiridas unidas a la suerte (aptitud potencial, dinero para pagar determinados cursos, etc.) ejercen una influencia directa. Pero todo el mundo merece un lugar en este mundo. Un lugar igual de digno.

Glop Game dijo...

Buen juego! Mi hermana y yo hemos creado unos juegos para beber. Es una baraja de cartas con retos, preguntas, minijuegos...y mucho más! Coge una carta y diviértete! Si os apetece llevarlo para vuestra próxima fiesta, lo podéis comprar en: Juego para beber

Publicar un comentario